Superando los Prejuicios hacia la Terapia Psicológica.

Prejuicio 1 :  YO NO VOY AL PSICÓLOGO PORQUE NO ESTOY LOCO.

 

 Que bueno que no estás loco, aunque loco no es el termino correcto,  porque en realidad los psicólogos no  pueden brindar asesoría a personas que lo están, pues una persona loca o mejor dicho una persona con trastorno mental grave, de tipo psicótico, es aquella que ha perdido por factores internos o externos,  el contacto con la realidad, es decir que no puede discernir que es real o que es producto de su imaginación, es una persona que está enferma puesto que no está en uso de sus facultades mentales.  Para este tipo de dificultades la mejor ayuda posible es  de carácter médico, por eso quienes están preparados para tratar a las que llamamos personas con trastornos mentales graves  son los médicos psiquiatras.

Cuando la persona tiene un trastorno mental grave sus facultades mentales se distorsionan o cambian de manera notable en varios aspectos, el pensamiento,  el comportamiento, el lenguaje, las respuestas fisiológicas etc, así cuando una persona se encuentra en ése  estado,   actúa disfuncionalmente,   por lo que no es posible siquiera tener una conversación coherente con el  individuo,  sólo después de un tratamiento con medicamentos que ayuden a la persona con  el trastorno mental grave  a retornar a la realidad y recobrar  el uso de sus facultades mentales el psicólogo puede  intervenir en las etapas siguientes de  la recuperación.

 

 

Una persona con trastorno mental grave usualmente no está en capacidad de vivir en comunidad, por lo que es necesario para su propia protección y de quienes le rodean ser trasladado a un lugar especializado en el tratamiento de enfermedades psiquiátricas. En estos centros se abordan los trastornos mentales de manera interdisciplinaria.

Así,  si tienes dificultades que afectan tu bienestar y satisfacción con la vida, incluso si ellas se originan por lo que sientes, piensas o haces pero te permiten trabajar,  estudiar  y llevar una vida relativamente normal,  eso  sólo significa que estás  vivo,  pero no necesariamente estás demente.

Prejuicio  2:   YO  CONOZCO AL  HIJO DE  MARCELA  QUE LO LLEVARON AL PSICÓLOGO Y  NO LE SIRVIÓ DE NADA.    SIGUE POR LAS MISMAS…….

 

Existen dos razones fundamentales por las que una persona no se beneficia de una psico-terapia.

La primera el individuo no percibe  o no es consciente de que existe un problema y que  puede necesitar ayuda,  por lo tanto según ella no hay nada que solucionar o cambiar, en ese caso toda “ayuda externa” es inútil,   la persona no está comprometida con el proceso.

 

La segunda aunque la persona se compromete con el proceso de cambio, la intervención que se aplica no es la adecuada, en consecuencia la terapia no cumple su objetivo y la persona no se beneficia  de ella.

 

 

Para contrarrestar ese riesgo,  existen terapias cognitivo- conductuales que tienen  una base  científica sólida con múltiples estudios de casos clínicos que demuestran su eficacia en el tratamiento de diversas problemáticas que deterioran la calidad de vida como adicciones, ansiedad, depresión,  fobias, dificultades de pareja etc.

Prejuicio 3: NO LE CUENTO MIS COSAS PRIVADAS A  UN EXTRAÑO. QUE VA A PENSAR ESA DOCTORA SI LE CUENTO TODAS ESAS TERRIBLES COSAS QUE SE ME OCURREN.

 

El psicólogo es una persona que se ha especializado en estudiar y  entender el comportamiento humano conociendo sus causas, manifestaciones leves, graves y  agudas, así como sus consecuencias, por lo tanto ha recibido el entrenamiento necesario para atender diversas situaciones y personas con sus particularidades,  con ética profesional  (deontología) que le obliga a brindar una ayuda objetiva, competente, confidencial y en pro de la salud mental de quienes acuden a su consulta.

No está llamado a inmiscuirse en tu vida, al punto de controlarla, o imponerte maneras de pensar o de actuar, tampoco a emitir juicios de valor de carácter moral o religioso sobre tu conducta, ni tampoco a facilitarte eludir  la responsabilidad de tus actos o tomar decisiones por ti.

 

 

El psicólogo en su consulta es un profesional  que pone sus conocimientos y experiencia a tu servicio para mejorar tu forma vida, en consecuencia  son incomparables los beneficios que puedes  obtener  al  pedir su ayuda.

Prejuicio  4:   MI RELACIÓN DE PAREJA VA MAL PERO CREO QUE EL QUE NECESITA EL PSICÓLOGO ES MI ESPOSO.

 

Si alguna situación en la vida resulta lo suficientemente  difícil, incomoda o insatisfactoria que te lleve a la conclusión de que es necesario un cambio, usualmente es también fácil pensar como deberían ser o vivir los demás, sin darte  cuenta que esos cambios pueden comenzar por ti  misma/o.

 

Sin eludir el hecho de que probablemente los dos tienen algún grado de responsabilidad en las dificultades de pareja, un  paso inicial  puede ser  revisar en primera instancia  que puedes y /o debes mejorar  en ti para contribuir a  optimizar la situación.

 

Es posible que descubras que tanto tú,  como otras personas con las que tienes dificultades necesitan ser acompañados en un proceso de crecimiento personal.

 

 

Prejuicio 5: RECONOZCO QUE TENGO DIFICULTADES PERO YO CON ESE MEDICAMENTO QUE ME FORMULARON PARA LA ANSIEDAD, YA ESTOY SOLUCIONADO ESE PROBLEMITA.

 

Es frecuente que se  trate  hallar soluciones instantáneas, rápidas, fáciles, de moda a algunas de las dificultades que se nos presentan en la vida, pero usualmente es ésta otra forma de esconder y agravar los problemas, así por ejemplo, si para aliviar un dolor emocional, te tomas un medicamento para dormir o te embriagas con frecuencia, no sólo tendrás esa dificultad, sino también te encaminas al desarrollo de una adicción, a algunas personas eso les parece preferible a hablar sobre sus dilemas existenciales y adoptar  estrategias psicológicas más sanas.

 

Aunque asistir a psicoterapia toma su tiempo y puede resultar un tanto abrumador enfrentar esos “demonios” (temores, culpas, frustraciones, etc.), es una manera sabia e indicadora de amor propio contar con la asesoría del profesional en terapia psicológica.

 

Así como tú no calzas  tus dientes, ni reparas el sistema eléctrico de tu  auto, no intentas  el ensayo error con una cirugía plástica, no es aconsejable jugar  con tu salud mental al   implementar  soluciones aún más disfuncionales.

 

 

Prejuicio 6 POR QUÉ VOY A GASTAR GRANDES SUMAS DE DINERO Y  TODO ESE TIEMPO,  ACUDIENDO A PSICÓLOGOS.

 

Los servicios de salud deberían ser gratuitos……… si………….. el estudio también.

 

Los servicios de un profesional que pone a tu disposición su experiencia, conocimiento y muchas herramientas para que recuperes el control de tu vida, pueden representar para ti una inversión, no un gasto.

 

Los gastos empobrecen las inversiones enriquecen y  ¿qué mejor inversión que la haces en ti?

 

Puedes usar tu tiempo  y  dinero  para conocerte a ti mismo, superar tus dificultades,  crecer y desarrollar   habilidades en  solución  de problemas, ésto implica  una apuesta por tu   enriquecimiento personal.  En este proceso, no estás sólo y no tienes por qué estarlo, puedes contar con el acompañamiento de un  terapeuta.

  

 

En conclusión,  acudir en busca de ayuda psicológica, no debería verse  como un tabú o asunto censurable, sino más bien como una sabía decisión de personas que por diversas razones procuran mejorar su calidad de vida y auto realizarse.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Gloria (sábado, 10 febrero 2018 18:18)

    Varias veces he buscado ayuda pero ir al medico o la sicologo particular me parece caro, eso es para gente que gane bien a los pobres nos toca trabajar con penas o sin penas.