Adicción Verdadera Maldición

     ¿Qué es una adicción?

 

La adicción es un hábito que implica el uso de sustancias o el desarrollo de comportamientos  que producen satisfacción o  alivio   frente a situaciones que  causan algún tipo de malestar físico o psicológico; una vez que la persona descubre esa sustancia o conducta tiende a repetirla con frecuencia  cuando experimenta el malestar, hasta que se convierte en un hábito patológico,  el cerebro se vuelve adicto y tiende a desencadenar las mismas respuestas y esquemas de conducta para afrontar situaciones difíciles o desagradables exactamente iguales o similares.

 

Por ejemplo, una persona puede en un momento de gran tensión emocional descubrir que se excita,  acto seguido se masturba, una vez que ha experimentado el placer orgásmico,  se relaja. Ha descubierto/ desarrollado una conducta   que  aparentemente le ayuda a controlar la situación, sí la persona empieza a hacer siempre lo mismo cuando se siente tenso emocionalmente, está emprendiendo el camino hacia una adicción.

 

 

Desde una perspectiva espiritual se podría afirmar que una adicción es el apego  a una sustancia, comportamiento o una circunstancia que al principio causa placer o alivio pero que a la larga reporta mayor sufrimiento.

 

           ¿Cuáles son las causas comunes de una adicción?

 

          Existen múltiples causas para llegar a desarrollar una adicción:

 

a. Un componente genético, es decir una predisposición hereditaria a volverse adicto, como en casos donde se tiene familiares adictos.

 

b. Porque se aprende a ser adicto,   por  experiencia propia;  o  por modelamiento, como cuando se tiene en el circulo de amistades  personas  que le muestran/ venden  “las bondades” de esa nueva sustancia o comportamiento y le invitan a acompañarlos a tener una única e inolvidable experiencia. Es usual en ese momento tener la sensación de solamente estar probando, pero hay muchos que se quedan probando toda su vida.

 

c. Se tienen dificultades para manejar las propias emociones, al experimentar miedo, tristeza, disgusto, sorpresa, o rabia por diversas razones la persona no sabe qué hacer con esas emociones, intenta controlarlas, acallarlas, pretende cambiar los pensamientos que las acompañan y halla estrategias poco efectivas para hacerlo, por ejemplo consumir sustancias psicoactivas, distraerse apostando, tener sexo, comer, etc.  La adicción es una estrategia de distracción.

 

 d. La persona ha vivido en alguna etapa de su vida experiencias traumáticas,   difíciles,  dolorosas, de marginación, duelo o  de rechazo,   situaciones que le resulta difícil superar;  así una sustancia o una conducta que le ayuda a desconectarse de su dolor o alivia ese malestar se convierte en una aparente tabla de salvación.  

 

    ¿Qué tipo de adicciones existen?

 

Todas las adicciones tienen componentes físicos y  mentales aunque se inicie por uno de ellos, con el tiempo los dos componentes estarán presentes.

 

A. a sustancias (como: alcohol, cocaína, medicamentos, alimentos, tabaco) se denomina adicción química.

 

B. a conductas (como: tener sexo, jugar,  trabajar, navegar en internet, realizar compras etc.) Se denominan adicciones  comportamentales.

 

 Una persona puede iniciar con una adicción química por ejemplo al alcohol, al comienzo sólo su cuerpo lo solicita, pero en realidad también se involucra la mente en ella se despiertan  emociones y pensamientos que le hacen sentir,  creer   que lo necesita  o que sin el alcohol su vida no tiene sentido.

 

      

 ¿Cómo saber si tiene una adicción o es adicto?

 

 

Si presenta  uno o más de los siguientes síntomas por un periodo superior a un año:

 

  • Consume de manera recurrente  sustancias psico-activas o medicamentos de venta restringida que no necesita y/o realiza el mismo patrón de conducta que da lugar a incumplimiento de obligaciones en el trabajo, académicas  o  en casa.
  • Consume o efectúa la conductas  adictivas en las que hacerlo es peligroso o inapropiado, por ejemplo sostiene  frecuentemente relaciones sexuales con desconocidos  y sin usar protección.
  • A menudo tiene problemas laborales, legales, familiares, con la pareja  relacionados con  la adicción.
  • Ha desarrollado tolerancia a una sustancia  o a una conducta  es decir que  (1) requiere  cantidades marcadamente crecientes de la sustancia para conseguir los mismos efectos que al principio,  (2) el efecto de las mismas cantidades de sustancia disminuye claramente con su consumo continuado. 3) lo  mismo aplica para las conductas adictivas, por ejemplo necesita jugar  más tiempo y apostar más dinero para experimentar el mismo placer o alivio. 
  • Realiza esfuerzos infructuosos por controlar,  interrumpir el consumo de la sustancia o para dejar de comportarse de  esa  manera.
  • Emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la adicción,  ejemplo ve durante  varias horas diarias pornografía;  o trabaja extensas jornadas  de domingo a domingo.
  • Empieza a dejar de lado   o abandonar importantes actividades sociales,  familiares,  laborales o recreativas debido a  la conducta adictiva,  ejemplo ya no  dedica tiempo a los hijos o la pareja por estar navegando día y noche en Internet.
  • Continúa consumiendo la sustancia o realizando los comportamientos patológicos  a pesar de tener conciencia de los problemas psicológicos,  sociales y/o físicos  persistentes que ellos  le ocasionan.

Las adicciones a sustancias  o  a  conductas producen un deterioro marcado y progresivo en todas las esferas de funcionamiento de la persona, se podría afirmar que ya no tiene el control y es ese hábito patológico  quien dirige su vida, hasta llevarla a perderse en un abismo.

 

            ¿Qué hacer en caso de tener una adicción?

 

Las adicciones  a sustancias o a conductas se mantienen porque esa sustancia o conducta en apariencia ayuda con relativo  “éxito” a evitar,  escapar y/o a aliviar los  estados de malestar consigo mismo y con las circunstancias de la vida,  la persona cae en una red de auto-engaño y entra en un círculo vicioso muy difícil de romper.

Es necesario en todos los casos, primero reconocer que se tiene la adicción y que la misma si representa un problema;  en muchos casos segundo buscar ayuda…. ¿Por qué?..... cuando la persona está sola tratando de salir de  esa dificultad, lo que suele suceder es que se empieza  sentir aún más abrumada frente al problema y a las recaídas.

Caer a un abismo, rodar cuesta abajo no requiere ningún esfuerzo, pero salir de él si…., no es tan fácil,  a veces  parece como tratar de trepar una pared, por eso se necesita ayuda. No es imposible salir sólo pero pocos lo logran.

 

Esa ayuda puede provenir de:

  • Instituciones y/o profesionales especializados en el tratamiento de las adicciones.
  •   Verdaderos amigos que no estén involucrados en la adicción y puedan brindar buen soporte para los momentos difíciles  que le comprendan sin juzgarle y le puedan guiar.
  •  Grupos religiosos con programas de ayuda para adictos.
  •  Libros de crecimiento espiritual, no de religión.
  •   Libros de  auto-ayuda sobre estos temas que le permitan comprender y superar las adicciones.
  •  Desarrollo de la consciencia superior.  
  • Grupos de apoyo a adictos por ejemplo alcohólicos anónimos, por mencionar uno.
  • De Usted mismo; es necesario   que  mantenga  su decisión de cambiar y salir adelante, sin eso nadie podrá rescatarlo del infierno.

 

   "Aunque parezca más fatigoso salir del abismo, vale la pena hacerlo, la recompensa   es  la libertad".     Aunque vuelva rodar cuesta abajo unos metros, no se de por vencido.

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Sara Valentina Parales (sábado, 10 febrero 2018 18:30)

    Es interesante identificar si algún miembro de la familia está consumiendo o está en alguna adición, reconocer es parte de la solución pero el ¿ resto de la familia cómo puede actuar frente a dicha conducta?. ignorarlo, suprimir de su cotidianidad el hecho.... mejor no hablar de ello, esconder.... es triste esta situación no lo cree?

  • #2

    Myriam (lunes, 07 mayo 2018 22:15)

    Leyendo su articulo reconozco que tengo una adicción al sexo, desde pequeña mi padre abusó de mi, cuando crecí empece a involucrarme con todo tipo de hombres y a aceptar hacer lo que ellos quisieran conmigo, ahora simplemente no puedo detenerme, cada vez siento que esto es superior a mi, solo pienso y vivo para esto, no me atrevo a buscar ayuda porque en mi hay dos ideas una que esto no está bien, otra que cuaál es el problema si a mi me gusta.

  • #3

    Ernesto P. (jueves, 18 octubre 2018 21:12)

    Es muy fácil caer como Usted dice yo empece por la marihuana, he probado dick, me gusta la sensación, es agradable estar ahí sin estar o mejor estar en mi mundo que se le va a hacer las cosas en mi casa apestan.